terça-feira, 22 de janeiro de 2008

Uno “parecer” teológico en la obra “Vidas Secas”, de Graciliano Ramos

Graciliano Ramos escribió y publicó su obra “vidas secas” en la década de 30 (un rato del conturbado históricamente nel Brazil). El papa era Pio XI y Palmeira dos Índios todavía no era sed episcopal. Solamente erigida diócesis en 1962 por el papa João XXIII (siendo su obispo Dom Otávio B. Aguiar).

La religión de la Zona da Mata alagoana fue concentrada en un estándar de la obediencia a los leyes eclesiásticos. La figura del sacerdote era siempre una presencia significativa en la vida de cada día de la gente, pero no tenía espacio para la participación activa del laicato en la dinámica religiosa (qué fue iniciada solamente de una forma más evidente en el centro de la década de 70).

Qué prevaleció era un religiosidade popular fuerte, y eso que podemos percibir en las líneas y el espacio entre los lineses de Vidas Secas, y podemos tomar como ejemplo los algunos tiempos que Graciliano menciona el rosario a él colgó en el cuello de la Sinhá Vitória.

El religiosidade popular se compone de algunos elementos, por ejemplo: gran dedicación a los santos y a la Virgen Maria, obediencia eclesiástica y una fe casi mítica, puesto que la carencia de la formación educativa impone la carencia del conocimiento de una fe basada en las escrituras santas sagradas, la tradición y lo magistério de los papas.

Aunque sea una de las grandes banderas de algunos clérigos y movimientos pastorales, la pobreza experimentada profundamente por Fabiano y su familia no son argumentos con connotaciones socio-religiosas o el pseudo-socio-religiosoas. Graciliano no menciona a fe católica o la Iglesia Catolica de una forma directa. Éste no era su objeto intencional.

En desenroscar de la historia del “Mestre Graça” no se menciona, en ningún punto, al protestantismo (poco extensión hacia fuera en el Brasil en este tiempo). Las referencias religiosas están siempre de connotación católica, qué se convierte en - la mayor parte del tiempo - pontuando que una moral preconcebida por la Iglesia Católica.

¿Vamos al texto? Tomemos el partido del capítulo… “como tinha religião, entrava na Igreja uma vez por ano... Não se arriscaria a prejudicar a tradição, embora sofresse com ela. Supunha cumprir um dever”.. (P. 75 e 76). - Qué se observa es un acuerdo de la religión como DEBER, como OBLIGACIÓN… La dirección central de la fe ( la encuentro personal con Jesús Cristo) no es comentada por Graciliano.

Sabiendo que éste es solamente uno mirar, un comentario pequeño sobre un gran universo, podemos ir a terminar nuestros comentarios y nuestras notas sobre esta gran obra.

Um comentário:

Livinha disse...

Fernandindo :)
que boa ideia desse blog!
muitas felicidades pra você!
beijãaaao!